+34 91 456 06 93

C/ Escosura 3, Local 2 28015, Madrid

+34 91 456 06 93

C/ Escosura 3, Local 2

Plataforma de Organizaciones de la Infancia

Compartir:

 

La salud mental está entre los aspectos más afectados negativamente por la pandemia de la COVID-19, junto a la capacidad económica y el acceso al trabajo, según arroja un estudio de la Fundación Pfizer y Fundación FAD.

Así, este estudio señala que el 66,8% de la juventud cree que la crisis de la COVID-19 ha tenido un impacto negativo en la salud mental de las personas jóvenes. También, el 67,4% afirma que esta crisis ha afectado negativamente a su capacidad económica y el 63% a su acceso al trabajo.

Una de las consecuencias más visibles de la crisis de la COVID-19 ha sido el empeoramiento de la salud mental y una mayor tendencia a sufrir malestares de carácter psicológico: el porcentaje total de adolescentes y jóvenes que presentan problemas psicológicos con cierta o mucha frecuencia en la actualidad es del 24%, mientras que en 2021 era del 8,6% y en 2019 del 6,2%, lo que significa un aumento de la prevalencia de problemas de este tipo de casi 18 puntos.

La aparición de pensamientos negativos es, con diferencia, el indicador psicológico que más empeora. Las mujeres ocupan la peor posición en todos los indicadores de tipo psicológico.

Los jóvenes entre 20 y 24 años son los que más declaran aumento de frecuencia en pensamientos negativos. Casi 1 de cada 3 jóvenes cree que nada tiene arreglo, que todo irá a peor y cree que es un fracasado/a. 1 de cada 4 jóvenes cree que es una carga para los demás y que la vida es una carga inútil.

Antes de la pandemia, el 40% nunca había experimentado problemas psicológicos o de salud mental, una cifra que en la actualidad se ha reducido hasta el 30,8%, casi 10 puntos menos. Una constante de todo el análisis es que las mujeres muestran peores datos, no sólo por la mayor tendencia al empeoramiento sino por la mayor frecuencia de malestares psicológicos. Parece que la pandemia, al menos en el plano de la salud mental, ha afectado más a las mujeres.

El estado de ánimo —un indicador un tanto ambiguo, genérico, pero bastante representativo del estado de salud mental— muestra un empeoramiento a nivel global: 4 de cada 10 jóvenes señala que el estado de ánimo se mantiene estable, con una cifra similar (36,7%) que asume un empeoramiento como consecuencia de la pandemia. Este empeoramiento parece ser más agudo entre las mujeres: la mitad declara que su estado de ánimo ha empeorado, cosa que sólo ocurre al 30% de chicos.

Compartir:

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *